Agustin Angarita

LA RESPONSABILIDAD MÉDICA COMO PRINCIPIO.

LA RESPONSABILIDAD MÉDICA COMO PRINCIPIO

La crisis de la salud ha sido analizada desde muchas aristas. Sin embargo hay un enfoque que me parece importante debatir. Son las quejas contra los jóvenes estudiantes de ciencias de la salud. Es verdad que muchas son infundadas. Pero hay otras para reflexionar, especialmente desde la academia, que es la encargada de formar los nuevos profesionales.

No tiene sentido que algunos estudiantes en entrenamiento que hacen su tiempo de internado en el hospital, se destaquen por revisión incompleta y a la carrera de pacientes, trato desobligante e inhumano con los enfermos y familiares, llegadas tarde a cumplir sus labores, recurrir de manera sistemática a mecanismos legales para evadir sus obligaciones, laxitud académica frente a sus responsabilidades médicas, etc.

También se sabe que los humanos tenemos la capacidad de transformar nuestra biología mediante los pensamientos y sentimientos. En el cerebro, la información de una rabia, un susto, las manifestaciones de odio, envidia, dolor o amargura, producen sustancias neurotransmisoras específicas.
Se conocen casos de estudiantes de último año de medicina que han sido descubiertos haciendo fraude en sus evaluaciones, utilizando sus teléfonos celulares para usar el internet. Otros que falsifican las evaluaciones y calificaciones de sus docentes. Más allá de la pérdida de las evaluaciones y asignaturas por tramposos, lo que está en entredicho es la formación ética del futuro médico. ¿Son dignos para confiarles la vida de los ciudadanos? ¿Si sus conocimientos son precarios y mediocres, con qué cara le van a salir a sus pacientes? ¿Será que argumentarán que el día que enseñaron el tema por el que consulta el enfermo, ellos se inventaron una excusa para cubrir su inasistencia? ¿Si mientras están en entrenamiento que tienen algún tipo de supervisión, son tan negligentes, cómo serán después?

Es verdad que hay estudiantes de medicina interesados, juiciosos, responsables y capaces. Pero no son la mayoría. Es cierto que la salud se transformó en un negocio. También lo es, que los negociantes no desean tener consideraciones más allá de mejorar sus ganancias e ingresos personales. Pero los estudiantes de medicina no pueden formarse como si fueran negociantes o como si se prepararan para ejercer el negocio de la salud. Un enfermo es un ser humano que sufre y que demanda ayuda no una oportunidad de negocios.

Las autoridades universitarias han entendido la importancia de los derechos de los estudiantes, incluyendo los de ciencias de la salud. Eso es muy bueno. Pero no pueden, de ninguna manera, migrar hacia normatividades de todo derecho sin ninguna obligación o cero deberes.

Que la democracia permita a los estudiantes elegir a sus directivas no es patente de corso para que se vuelvan débiles ante violaciones de la ética profesional y de la dignidad humana.

Necesitamos más y mejores médicos. Bien remunerados y respetados. Bien preparados y formados. Médicos solidarios y con un gran compromiso humanitario. En manos de los médicos se les entrega el bien más preciado que tiene un ser humano: su vida. Un ciudadano espera que quien se encarga de su vida y su salud sea un ser probo, responsable, idóneo, cálido y cargado de humanismo, no alguien que solo le interese el dinero, la buena vida y los boatos que puede llegar a dar esta hermosa profesión.

Los tribunales de ética médica conocen a la perfección este tipo de quejas. Las autoridades universitarias deben apersonarse de manera seria sobre este asunto.

Médico cirujano U. del Cauca.

Recibir Noticias

Bienvenido a mi blog. suscríbete si deseas recibir un correo cuando publique un artículo nuevo.